Objetivos para triunfar

, , 1 Comment

Como probablemente ya sepas, me he comprometido a desarrollar algunas de las pautas para motivarnos y seguir el rumbo hacia el logro de nuestras metas.

Hoy te contaré cómo Diseñar tus objetivos y planificarte hacia el éxito.  Como te he comentado en el post “raíz” de esta temática, para motivarte necesitas saber claramente qué quieres, y qué vas a hacer para conseguirlo.

¿Cómo llegar a un lugar si no sabes cuál es ese sitio?, o ¿Cómo conseguir algo que ni siquiera sabes qué y cómo es?

En la película “Alicia en el país de las maravillas” le pregunta Alicia al gato…

Gato, ¿Qué camino he de coger?

El gato le contestó, eso depende de donde tú vayas…

Alicia le dijo… No se a donde voy.

Y el gato le replicó: entonces cualquier camino es bueno.

Es vital definir objetivos. Sin ellos alcanzar el éxito es un camino a ciegas, mucho más largo y complejo. La ausencia de objetivos es una de las principales causas del fracaso y la desmotivación

Debes poder visualizar tus objetivos, darle forma a lo que quieres Cuanto más claro lo puedas ver más te acercas a conseguirlo.

Comencemos por diferenciar entre meta y objetivos:

La meta es la unión de objetivos. Es válido que ésta se defina en una frase, pero la frase en sí debe de contener la esencia de que se trata de algo superior, algo más profundo en tu interior, algo que está por encima de todo. Las cualidades son de los objetivos, sin embargo estas mismas cualidades se reflejan en la meta.

Por eso las metas son difíciles de medir, sólo podemos hacerlo en función de su sintonía con los objetivos que las componen

Incluso, a veces, para saber si me acerco o me alejo de mis metas, recurro a la intuición. La meta es como un sueño,y hay que bajarlo a la tierra, aterrizarlo para que se pueda alcanzar, esto lo conseguimos desgranándola en objetivos concretos.

Un objetivo es una consecución que me permite acercarme a la meta final, sería como un escalón de la gran escalera a subir.

Como siempre digo, los objetivos, para que estén bien definidos, deben ser extraterrestre, deben ser de MARTE:

  • Medible y cuantificable

Es importante que podamos medir aquello que queremos conseguir. Por un lado nos ofrece la posibilidad de darle seguimiento en el camino con el fin de calibrar si nos acercamos o no al mismo; por otro lado sabremos cuando lo hemos alcanzado.

  • Alcanzable y Sostenible

Si podemos conseguirlo, es importante que podamos mantenerlo. Una vez mantengo lo conseguido puedo seguir edificando metas y objetivos aún mayores sobre estos. Me permite el dar pasos uno detrás de otro y así sucesivamente.

  • Realista y Obtenible

Se tiene que poder conseguir. No confundamos esto con limitarnos a lo fácil, si se puede conseguir, aunqe requiera un gran esfuerzo, cumple con esta premisa

Pregúntate si dispones del 50% de posibilidades de alcanzarlo y reflexiona en este sentido. La cantidad no es con un enfoque matemático, más bien un enfoque de opciones, de actitud…

Si no crees tener las suficientes opciones de conseguirlo, puedes redefinir nuevamente el objetivo para que sea obtenible.

  • Situado en el Tiempo

El no estar situados en el tiempo, es uno de los principales motivos por los que no se alcanzan las metas y objetivos Hay que situarlos en fechas. Estas pueden ser flexibles pero debemos establecer fechas. ¿O nos da igual conseguirlos en dos días o en 20 años?

  • Específico
Es fundamental que te plantees objetivos concretos, de este modo tu disposición a la acción será mayor.

 

También debemos tener en cuenta que los objetivos sean:
  • Definidos en presente

De este modo nos implicaremos en su resolución desde ahora, y no lo dejaremos para más adelante.

  • Respetuoso

Contigo y con los demás. Define objetivos asertivos.

  • Orientado al rendimiento

Es importante conseguir lo que nos proponemos, pero es aún más importante el rendimiento, como lo estamos haciendo para conseguirlo. Se consiga el resultado final deseado o no, debemos de reflexionar sobre el cómo, sobre lo que hemos hecho.

Si el resultado es el deseado podemos aprender de cómo lo hemos hecho para tenerlo presente en otras ocasiones. Nos aumenta la auto estima, nos refuerza nuestra toma de acción y la motivación.

Si el resultado no ha sido el deseado igual debemos reflexionar, ver que sucedió, que faltó o los motivos por los cuales no se pudo conseguir el resultado final. Una vez hemos reflexionado es posible que el trabajo realizado sí haya sido adecuado pero factores externos hayan dificultado o incluso impedido la consecución final.

  • Desafiante, retador

Plantéate objetivos desafiantes, que te hagan utilizar los recursos con los que cuentas para conseguirlos, que te hagan movilizar todo lo positivo que posees y mejorar lo mejorable.

  • Formulado en Positivo

Céntrate en lo que quieres conseguir, más que en lo que NO quieres. De este modo nos disponemos en positivo y nos motivamos hacia el éxito

Ahora, ¿me cuentas cuáles son tus objetivos para después del verano? ¿Son de MARTE?

 

One Response

Leave a Reply

Blue Captcha Image
Refrescar

*