Blog

Inbound Marketing al servicio de los "ecosistemas organizacionales"

Posted by Ramón Laguna on 13/06/18 9:30
Ramón Laguna
Ecosistemas organizacionales by Sapiens&Co-01 
Las nuevas tendencias del management actual apuntan a poner a las personas de vuelta en el centro de las organizaciones. Para ello, el Inbound aporta excelentes herramientas que aportan coherencia al ecosistema latente de cada organización.
 
Empecemos por el principio:
 
¿Qué es un "ecosistema organizacional"?
 
Según nuestra Real Academia de la Lengua, un ecosistema es una comunidad de los seres vivos cuyos procesos vitales se relacionan entre sí y se desarrollan en función de los factores físicos de un mismo ambiente.
 
Como puedes adivinar, la relación de un ecosistema con una organización es directa. La organización está conformada por un número de equipos (mayor o menor en función del tamaño de la organización) formados por personas (es decir, seres vivos) y que en su actividad del día a día están relacionándose continuamente y desarrollándose conjuntamente.
 
Si incluimos, además, las teorías del pensamiento sistémico (que tanta relevancia están tomando en la sociedad actual), nos damos cuenta de que está totalmente alineado con esta “descripción” organizacional. El sistema de la organización es el ecosistema principal en el que se desarrollan otros ecosistemas más pequeños (interrelación de sistemas para el pensamiento sistémico), como por ejemplo los equipos, las unidades de negocio o las líneas de producto.
 
Tratar a las organizaciones como ecosistemas es una manera inteligente de poner lo verdaderamente importante en el epicentro: las personas, los seres vivos de este ecosistema concreto.
 
La cuestión vital es que ,al igual que los ecosistemas en la naturaleza, o se tiende al equilibrio o se tiende a la destrucción. La organización debe tender a ser sana para estar equilibrada, sin embargo, si la enfermedad (absentismo, bajas laborales, rumores) se instala en ella, tenderá a la destrucción.
 

¿Cómo tender al equilibrio?

 
En la actualidad, para que una organización sea sana, es necesario hacer gala de la transparencia y la coherencia en todas sus esferas. Colaboradores internos y externos, clientes, proveedores y público en general deben percibir una coherencia. No sirve que nos preocupemos sólo de tratar bien a nuestros clientes si a nuestros colaboradores no les estamos prestando atención. Al final, se acabará sabiendo. Dícese, no sirve de nada que tengamos unas políticas internas excepcionales mientras exprimimos a proveedores o maltratamos a los clientes porque, ésto, también se acabará sabiendo.
 
En este momento entra en el juego el Inbound Marketing. La tecnología, con Internet como estandarte, es un arma de doble filo. Por un lado, permite a cualquier organización, por pequeña que sea, hacerse visible al mundo y que sea conocida hasta en los confines de la tierra pero, por otro lado, también apuntará a aquellos aspectos de las marcas y organizaciones que generen dudas o malestares en las personas. La posibilidad de que la información sea viral está por encima de cualquier otro canal y es más viral lo malo que lo bueno, tal y como vemos diariamente en los medios de comunicación.
 
Así que, para tender al equilibrio, hay que desarrollar la salubridad en las organizaciones, hay que ocuparse de las personas, hay que desarrollar el talento interno, hay que poner soluciones eficaces cuando surjan los problemas y, sobre todo, hay que ser muy coherentes y muy transparentes. El intento de ocultar cosas sin solucionar tiene un efecto boomerang que puede llegar a ser devastador.
¿Qué aporta New Media a un ecosistema organizacional?
 
Inbound Marketing es, para la organización, la herramienta y un canal para comunicarse y relacionarse con el mundo. Las bondades y las toxicidades de una marca u organización se filtrarán a través de esos canales de una manera directa.
 
En la Red, las personas opinan, investigan. Y, en la actualidad, importan más las opiniones de amigos y conocidos o, incluso, desconocidos que la información que las marcas emiten a los usuarios. La publicidad, tal y como la conocemos hasta ahora, ha muerto. Los clientes no quieren que les cuenten ilusiones, quieren conocer las realidades. Por eso se fían más de las opiniones de otros y les sirven más las emociones que otros comunican respecto a una marca o a una empresa. Por regla de tres, nos obligan a ser buenos en todo lo que hacemos como organización. ¿Para qué? Para que cuando hablen de mi marca y de mi negocio, hablen de las cosas que les atraen y provoque un acercamiento de otras personas a mi compañía en lugar de alejarlos de ella.
 
Si trato mal a mis colaboradores, a mis proveedores y a mis clientes, en poco tiempo se conocerá cuán tóxico es nuestro ecosistema organizacional. Si, por el contrario, consigo el compromiso de mis colaboradores con la organización, si consigo su implicación y que se crean lo que hacemos y para qué lo hacemos, mis propios colaboradores serán los evangelizadores de nuestra marca, de nuestro proyecto empresarial. Si mis clientes y proveedores se sienten bien a nuestro lado, nos recomendarán.
 
Como hemos dicho en otras ocasiones, en el mundo de las organizaciones actuales, la mujer del César no sólo tiene que ser buena, sino también parecerlo en todo momento.
 
Si quieres que tu proyecto tenga éxito, es necesario ser cada vez mejor, ser cada vez más coherente y ser cada vez más transparente. Puedes comunicarlo tú pero ten una cosa clara, lo bueno o lo malo, los demás se encargarán de hacerlo saber.
 
Y ahora... ¿cómo crees que se manejan las relaciones en tu organización? ¿Evangelizan o critican? Te invitamos a la reflexión y a que, si quieres, lo compartas para que todos aprendamos.
 
Ey! Haz click y descárgate nuestra guía práctida "PROSPECCIÓN SOCIAL: ¿CÓMO INICIARNOS EN EL ARTE DE LLEGAR AL USUARIO?

Tags: ecosistema organizacional, Management, organizaciones saludables, desarrollo organizacional, Destacados

Nuestro Compromiso:

 

Hacemos que tu empresa se profesionalice, crezca y deje de depender de ti. Damos velocidad, foco y seniority.

Nos partimos la cara como si el negocio fuera nuestro. No escatimamos en esfuerzos, recursos o lo que haga falta. Todo sin costes ocultos ni pelos en la lengua.

Subscríbete

Últimos artículos: